¿Qué es un Laboratorio de Idiomas?


¿Qué es un Laboratorio de Idiomas?

Los Laboratorios de Idiomas son elementos cada vez mejor valorados dentro de las instituciones educativas ya que las funciones y posibilidades que éstos ofrecen son mucho mayores que el tradicional sistema de enseñanza-aprendizaje.

Por otra parte es necesario distinguir entre Laboratorio de Idiomas, método de idiomas y software de control. Un método de idiomas es un procedimiento que sirve de guía a la hora de impartir clases; por su parte, un software de control es un programa informático que sirve para controlar los ordenadores de los alumnos y saber lo que hacen en todo momento. En cambio, un Laboratorio de Idiomas va mucho más allá; un Laboratorio de Idiomas puede integrar el método que deseemos emplear permitiendo además, el desarrollo de un gran número de actividades diferentes en el aula, la comunicación entre profesores y alumnos, el uso de material multimedia, etc. contando al mismo tiempo, con las funciones de un software de control.

La inmersión lingüística, la atención a la diversidad, el fomento del trabajo en grupo, etc. son solo algunas de las características destacadas de los Laboratorios de Idiomas. Según Juana Gil Fernández (Responsable del Laboratorio de Fonética. Consejo Superior de Investigaciones Científicas) el Laboratorio de Idiomas “permite al profesor, si así lo desea, trascender la enseñanza cotidiana de un idioma concreto para entrar de lleno en la investigación del proceso cognitivo de adquisición y aprendizaje de lenguas extranjeras en general [...]”.

Los Laboratorios de idiomas digitales, son mucho más que un instrumento para el entrenamiento discursivo y la comprensión auditiva de idiomas, son espacios para estudiar y experimentar con muestras reales de las lenguas, aprender el funcionamiento de las lenguas y ejercitarse en su uso. Por ello, se configuran utilizando tecnología avanzada multimedia y de comunicaciones y modelos de organización abiertos y flexibles para crear espacios de trabajo locales y virtuales con cualquier tipo de herramienta necesaria para el procesamiento de los materiales filológicos.

Todo esto y mucho más es lo que se consigue con los Laboratorios de Idiomas, una completa herramienta que poner al servicio de profesores y alumnos tecnología de última generación para la enseñanza.

Ana Fernández-Pampillón Cesteros. Vicedecanato de Tecnologías aplicadas a la Filología (2007-2014), Facultad de Filología, UCM.


¿De qué se compone un laboratorio de idiomas moderno?


¿De qué se compone un laboratorio de idiomas moderno?

Un Laboratorio de Idiomas moderno se compone de diversos elementos que forman un entorno multifuncional que utiliza la última tecnología para la educación. Entre los componentes de los Laboratorios de Idiomas encontramos:

Mobiliario. Los laboratorios de idiomas deben contar con un mobiliario específico y robusto que sea capaz de albergar de forma segura todos los elementos que formen parte de dicho laboratorio.

Ordenadores. Los equipos informáticos son una parte de gran importancia dentro del laboratorio de idiomas.

Tecnología. Todo laboratorio de idiomas cuenta con una tecnología específica que permite la interconexión, la interacción y la intercomunicación entre los diferentes puestos que forman el laboratorio.

Auriculares. Deben estar diseñados para favorecer la comunicación entre las personas que utilicen el laboratorio para que las diferentes actividades que se desarrollen en éste puedan llevarse a cabo de forma satisfactoria.


¿Por qué usar un laboratorio de idiomas?


¿Por qué usar un laboratorio de idiomas?

Un laboratorio de idiomas crea un entorno de aprendizaje mucho más eficaz que las tradicionales aulas de enseñanza potenciando las capacidades de los alumnos y permitiendo un alto grado de inmersión y de atención a la diversidad.

Un laboratorio de idiomas fomenta la participación y la integración de los alumnos en los diferentes ejercicios y esto se ve reflejado, por ejemplo, en el tiempo que emplean los alumnos en hablar en otro idioma durante la clase. En una clase tradicional de 45 minutos de duración el porcentaje de tiempo que emplean los alumnos en hablar en el idioma que están estudiando es de un 2,2% mientras que en un aula con laboratorio de idiomas el porcentaje de tiempo empleado asciende hasta casi el 24%. Además, es necesario tener en cuenta que estas cifras pueden llegar a ser más altas dependiendo de los ejercicios que se desarrollen en la clase.

Teniendo en cuenta estas cifras es más que evidente que los laboratorios de idiomas ofrecen una serie de ventajas frente a los sistemas tradicionales de enseñanza; permiten que varios alumnos hablen e interactúen al mismo tiempo, se pueden grabar todas estas intervenciones, enviar ejercicios diferentes a varios grupos de alumnos, trabajar con contenido multimedia, etc.

Además de esto, el uso del laboratorio de idiomas permite a los estudiantes acceder a la información de forma rápida y sencilla, desarrollar en el aula innumerables tipos de ejercicios, etc. personalizando el proceso de aprendizaje, fomentando la creatividad, la innovación y la formación continua. Los laboratorios de idiomas también favorecen un alto grado de desarrollo de habilidades, el trabajo en equipo y colaborativo eliminando las barreras socio-temporales ya que la información no se encuentra en un lugar determinado y específico y, al mismo tiempo, fomentan la alfabetización digital respondiendo así a las nuevas necesidades educativas y sociales.


Beneficios y ventajas de usar un laboratorio de idiomas


Beneficios y ventajas de usar un laboratorio de idiomas

Los laboratorios de idiomas presentan una serie de características diferenciales que los convierten en el elemento ideal para rentabilizar las horas lectivas consiguiento altos índices de participación, interacción, etc. Entre estas características se pueden destacar las siguientes:

  • La institución educativa va a contar con una herramienta que facilita la comunicación, la interactividad, etc. dentro de un aula, aprovechando los recursos informáticos del centro.
  • Acelera el aprendizaje de idiomas por parte de los alumnos mediante una completa inmersión lingüística.
  • Es una tecnología especialmente diseñada para la educación que potencia una alta motivación de los alumnos por trabajar con un equipamiento especial para el aprendizaje de idiomas. Hay una mayor implicación de los alumnos en un entorno participativo.
  • Además, la tecnología de un laboratorio de idiomas ofrece grandes ventajas tanto a docentes como a estudiantes. Ambos pueden acceder a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación de forma rápida y sencilla. Cuentan con un aula en el que tienen a su disposición la última tecnología para el aprendizaje de idiomas.
  • El profesor no es un mero supervisor, sino que realiza todas las tareas propias del docente de idiomas, pero su trabajo está potenciado y facilitado por la tecnología y a demás, actúa de supervisor, dinamizador y motivador.
  • Es un sistema que permite un alto grado de atención a la diversidad y de personalización de los procesos de enseñanza-aprendizaje.
  • Fomenta la comunicación interactiva en el aula y el uso de las TIC.


El resultado


El resultado

El resultado final que se consigue con los laboratorios de idiomas es muy positivo para el proceso de aprendizaje de los alumnos. Su velocidad de aprendizaje se acelera significativamente ya que los estudiantes se interesan más por el estudio al usar tecnología punta y aprenden de forma rápida, eficaz y eficiente optimizando el tiempo empleado en el proceso.

Además de esto se fomenta la inmersión lingüística y el trabajo en grupo; la interacción entre los alumnos, la formación continua, la creatividad, la personalización de los procesos de enseñanza-aprendizaje, el desarrollo de habilidades, etc.

Un laboratorio de idiomas implica que tanto estudiantes como profesores participen de forma activa en las diferentes actividades que se desarrollan durante la clase consiguiendo de esta forma una implicación mucho más alta que en los tradicionales entornos de enseñanza.